En confinamiento…¡pero siempre creando!

¡Cómo pasa el tiempo! Casi cuatro meses desde que empezó todo y es que …. ¡vaya jaleo! Volvemos a aparecer por aquí para contaros que hemos estado también en confinamiento, pero ya estamos de vuelta por aquí de nuevo ;)

94259861_3014724571883591_9055720458061611008_o

Han sido meses muy raros para todo el mundo, la movilidad internacional quedó paradísima pero aprovechamos la oportunidad para desarrollar un poco más nuestro ámbito local. Hemos estado leyendo y aprendiendo sobre permacultura y desarrollando un huerto experimental del que os dejamos algunas fotos.

94879691_3027057063983675_3316483624672428032_o

Os escribimos algunos consejos sobre lo que hemos estado trabajando, basado en las ideas de Bill Mollison ante el colapso del capitalismo:

1. Aprende a plantar, no solo un huerto, sino también cultivos básicos (maíz, yuca, etc.) y árboles (frutales, nativos, leñosos);
2. Crea un vínculo con alguna tierra, ya sea la tuya o la de un pariente, un proyecto, un jardín comunitario, etc. Participa con las personas que viven allí, vaya poco a poco buscando formas de pasar más tiempo en el campo que en la ciudad, aprendiendo a plantar, construir, tratar los desechos orgánicos y sanar en la naturaleza.
3. Desarrolla habilidades prácticas (cocina, carpintería, reparación de máquinas, procesamiento de alimentos, costura, etc.). Enseña estas habilidades a niños y amigos, vecinos, vecinos.
4. Busca un grupo de apoyo mutuo, donde las personas se cuiden entre sí, hagan productos de necesidad básica colectivamente, como productos de higiene natural, remedios naturales como jarabes y tinturas de hierbas, procesamiento de alimentos, como alimentos conservados y fermentados.
5. Simplifica tu vida ahora, liberando más espacio y tiempo. Descubre todo lo que puede hacer sin dinero: caminar, hacer ejercicios, manualidades y artes del cuerpo, socializar con sus seres queridos, jardinería.
6. Aléjate de la lógica de consumir más y más. Opta por productos artesanales que duran mucho tiempo, de calidad, hechos por pequeños productores, empresas sociales y empresas económicas solidarias. Redescubre el placer de hacer intercambios, dar y recibir obsequios por valor afectivo, en lugar de valor financiero.
7. Intercambia, almacena, multiplica y disemina semillas nativas, no modificadas genéticamente, producidas por la agricultura popular y familiar.
8. ¡Reconoce que la vida será mucho mejor después! Solo estamos en transición.
Recuerda: la vida está en continuo cambio, y siempre es un buen momento para formar parte activa del mismo. Crea, planta, comparte, ríe, piensa. Entre todas estamos haciendo un mundo mejor.

100592526_3098313850191329_2455890157010681856_o 96396074_3056785571010824_5118786918665945088_o

¡Consume responsable, ecológico y local!

Un abrazo desde i-life

Leave a Reply